PIETRO SIBILE: DESEQUILIBRADO

¿Es el teatro un arte elitista?, ¿el cine democratiza las artes escénicas?, ¿y si la política mete sus fauces en el ambiente artístico, qué pasa?, ¿lucha libre en el Perú?, ¿la guillotina de la crítica cinematográfica?

Camina por las calles de Lima como un rinoceronte extraviado. Lleva puesta una camisa manga corta a rayas, clara, y un pantalón jean que hace pensar en vejez antes que en color. Sus zapatos - único par - cuentan la historia de un hombre mutilado en lo más profundo del ser y olvidado hasta el hartazgo. Mira a todos lados, avanza alerta, siempre con esa manía oscura de los perseguidos: la de no confiar ni en la sombra de una estatua, ni en el aleteo de las palomas. Sus ojos, oscilantes, buscan un orden porque sin orden nada existe, y su sueño es soñar lejos de la selva y de los tucos y de los monos. Es un ex combatiente, de pelo corto, sin trabajo y sin vida que va a la playa a desatar sus tics, su locura, sus traumas, en el más inmenso espejo de la solitud: el horizonte mitad cielo, mitad mar. Este, el pobre, es Santiago. Y el otro,el que se sienta en el café y pide un capuchino con leche descremada, mientras deja la casaca en la silla y enseña el polo morado con el rostro de Bukowski, ese, el de la voz quebradiza y el gesto amable, ese es Pietro Sibile.

Lee la entrevista completa realizada por Jazmin Flores, Franco Villanueva, Paul Eduard Tuesta, en Atavist.

No Comments Yet.

Leave a comment