Periodismo Universitario

Cruzan cerros para llegar en menos tiempo a Comas

Por Marylin Karla Alvis Chirinos

La empresa Los Mandarinos, que viene cubriendo la ruta SJL-Comas durante este último año, representa para los vecinos de ambos distritos una vía alternativa para evitar el tráfico de la ciudad y así ahorrar tiempo atravesando los cerros de Jicamarca.

Sin embargo, las municipalidades de San Juan de Lurigancho y de Comas todavía no han puesto en marcha algún proyecto para asfaltar las avenidas por donde circula dicho transporte.

Desde la octava zona de Collique, por la avenida Revolución, hasta Jicamarca, distrito de Huarochirí, existe, desde hace más de una década, una trocha construida y mantenida por los mismos comuneros de esta última. Esta carretera beneficia a más de 3 millones de ciudadanos comeños y luriganchinos, pues cruzarla toma tan solo 20 minutos, una hora y media menos que ir por la Panamericana Norte.

De ahí que, tanto autos y minivans, circulen a diario por esta ruta ofreciendo llevar pasajeros hasta la primera de Pro a no menos de S/ 6. “Estas personas prefieren cruzar este cerro que viajar más de dos horas para ir hasta Comas, se libran del terrible tráfico y ahorran tiempo”, expresó Kenyi Ramos, chofer de la empresa Los Mandarinos, quien inicia su recorrido en el 10 de Canto Grande.

No hay respaldo

Respecto al asfaltado de vías, las municipalidades de Lima y Huarochirí todavía no se han hecho cargo. No obstante, en el 2013, Comas aprobó un convenio con la Municipalidad de Lima para construir la carretera Collique-Jicamarca, hasta se envió un primer estudio técnico a Emape. Sin embargo, dicho convenio solo era un pedido que aún estaba en evaluación, según la Agencia de Noticias Lima Norte.

La obra, sin respaldo ni apoyo económico de entidades privadas o públicas, constituye actualmente una vía necesaria para evitar el interminable tráfico de Lima. Mientras tanto, empresas como Los Mandarinos transportan a sus pasajeros por vías sinuosas, pedregosas e inseguras, y son ellos, los choferes, quienes han colocado letreros de señalización.

“La seguridad debe ser ante todo. Las unidades deben contar con mantenimiento periódico y mejoramiento de las vías conociendo de las accidentadas pistas. El gobierno debe implementar las barandas para minimizar el riesgo de volcadura. Saludos y felicitaciones por la iniciativa. El tráfico central de Lima no solo deteriora las unidades, si no que hace perder valioso tiempo y usted pierde su salud”, dijo Edwin Rivera, pasajero de la empresa, tras enterarse del servicio de las minivans.

Comments

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *