Club de Jóvenes Críticos

Mi experiencia con “Guerra”

Usualmente no he tenido una buena relación con el ballet; me resulta muy difícil encontrarle el significado a los movimientos que los artistas hacen y pienso que es muy frecuente en personas que no se encuentran muy relacionadas con el arte. Terminada la obra me quedé sentada un largo rato, miraba la cuerda y me preguntaba: ¿por qué me gusta?

Pero… ¿Qué es guerra?

Es una obra nueva, inspirada en el guión inconcluso de Yves Klein “la guerra (de la línea y el color)”, creado por el coreógrafo francés Samuel Mathieu; en sí, es una presentación que combina la danza con lo aéreo, esta función lo que resaltaba sobre todo eran las cuerdas que colgaban en el medio del escenario.

Lo impactante de la presentación, aparte de los movimientos, fue el mensaje que logró transmitir[1] ; ya que, al tema universal de guerra cada persona le podía poner su propia historia. Es así que para mí, “guerra”, generó un sentimiento de intriga, un suspenso constante de lo que podía suceder. Nunca sabías en qué momento la batalla volvería a empezar.

Incluso el análisis me llevó más allá, lo relacioné con las diferentes batallas que cada uno enfrenta en la vida; como la lucha constante entre la razón y los sentimientos: La razón representada por la línea (cuerda) y los sentimientos por los colores (danza), dos movimientos contrarios, al final no gana uno ni el otro; sino que estos dos están ahí y durante toda la obra luchan. También, lo relacioné con la guerra en sí, pero no como la mayoría de las películas de Hollywood la presenta, con el triunfo de un soldado; sino, por lo que realmente es: un conflicto, donde todos pagamos lo que pueda suceder.

¿Qué pasó después?

Al final de la obra el teatro puso un toldo al lado donde se dio el “after party”, nosotras queríamos pasar y tonear, pero ya era muy tarde y teníamos que volver a casa.

Guerra fue una gran experiencia y da nuevas ideas de lo que se puede hacer[2]  en el teatro, funciones que logren mantener al público atento para que cada uno pueda meter su historia en la obra; “porque el teatro no trata de nada en concreto. Trata de la vida. Es la vida.” (Peter Brook)

Lima, marzo de 2018

Por Carla Anamaria

Comments

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *