#JuevesDeCriticas Club de Jóvenes Críticos

Danza y música que se siente

Cuando dejé de escuchar los aplausos, miré a mi alrededor y tuve una extraña sensación que hasta el momento es difícil de explicar. Vi gente saliendo, un escenario apagado y butacas vacías. En otras circunstancias habría seguido al mar de personas para encontrarme rápidamente con mis compañeros a la salida; sin embargo, esta vez no fue así. Les cuento por qué.

El Elenco Nacional de Folclore (ENF) ha logrado poner en escena una línea de tiempo que describe y detalla la historia de los afroperuanos, desde las costumbres propias de los primeros africanos en llegar al Perú - pasando por su sufrimiento como esclavos - hasta la impresión en la historia de las diversos expresiones propias del mestizaje con las diversas comunidades peruanas. El espectáculo rinde homenaje a grandes maestros del arte afroperuano como Amador Ballumbrosio, Nicomedes Santa Cruz, Victoria Santa Cruz. Esto es Retablo afroperuano.

Retablo es el emblema insignia del ENF, puesta escénica que se encarga de revalorar y difundir la cultura peruana a través de la danza y música folclórica. Cuenta con dieciséis temporadas en diferentes versiones: Retablo de Carnaval, Retablo de Fiestas Patrias, Retablo de Candelaria, Retablo de Marineras, Retablo Sinfónico y ahora, Retablo afroperuano.

Cada vez que nos referimos a ritmos afroperuanos, ¿qué es lo primero que piensas? De seguro se te viene a la mente el conocido tema musical Le dije a papá o el festejo como danza. En realidad, no está mal, pero no son las únicas expresiones que han perdurado hasta el día de hoy . Te contamos que este Retablo incluye Me gritaron Negra, poema rítmico de Victoria Santa Cruz que transmite el sentir de una comunidad con una historia muy dura, y no solo hablamos de la esclavitud en la época colonial del siglo XVI, sino también de la actualidad, pues  nadie está libre de un acto discriminatorio que hoy por hoy, no ha sido erradicado.

Asimismo sucede con Jarana para Vicente que genera ganas de bailar y formar parte de esa familia que celebra el cumpleaños del abuelo con una marinera limeña, un baile que muestra el mestizaje hispano-amerindio-africano. Aquí no solo vemos baile sino que también escuchamos décimas en Guitarra llama a cajón de Nicomedes Santa Cruz, que nos enseña la estructura de dicha danza.

Al escuchar Raíces del festejo - Le dije a papá compuesta por Pepe Vásquez, un importante difusor de la música costeña peruana, se te pone la piel de gallina, cantas o tarareas la música por el simple hecho de conocerla y sentirla como parte nuestra. Lo mismo ocurre con Toro Mata, ¿quién no ha entonado alguna vez dicha versión de Caitro Soto? “Toro mata rumbambero, ¡ay! toro mata”. Debo confesar, que la primera vez que vi la coreografía, me desagradó en absoluto, quizás porque ya estaba acostumbrada a una versión anterior. No entendí al instante el propósito de este nuevo esquema; sin embargo, con un poco más de observación comprendí que buscaban una armonía entre los elementos afroperuanos e hispanos. En especial, este cuadro, ya no tiene la indumentaria típica: las faldas largas o las blusas coloridas, sino vemos vestimenta diferente y moderna, similar a lo que podemos usar en un día común. Es una visión de las danzas afroperuanas con los ritmos latinos y contemporáneos que puede captar, en particular, a esa persona que no gusta del folclore.

Este Retablo no solo es especial porque, para tristeza de muchos, es el último, sino también porque los artistas exploran otras disciplinas como el canto, la actuación y la declamación. Si bien una persona relacionada a las artes escénicas no necesariamente hace de todo: actuar, cantar o bailar; puede ponerle el empeño para lograr un buen resultado, debido al amor y la pasión que tiene y, mejor aún, si asume nuevos retos para enriquecer su vida artística.

Es notorio el esfuerzo que hacen tanto los bailarines como los músicos y su director artístico, Fabricio Varela Travesí, pues es un trabajo constante y de cooperación. Es admirable como lo dejan todo en el escenario, cómo viven cada canción y letra pero, sobretodo, el amor que ponen al interpretar pieza tras pieza. Uno los observa y se pregunta ¿cómo hacen? ¿viven bailando todo el tiempo? ¿de dónde les nace tanta pasión? Es inexplicable. Por ello buscamos respuestas entre los integrantes de ENF y uno de ellos nos dijo: “es una alegría montar un espectáculo para la gente, que puedan ver las formas de expresión, que rescaten algo de lo que exponemos y que sea de su agrado. Lo hacemos con mucho cariño”.

Sin duda, un espectáculo que ha servido como acercamiento a nuestras raíces, a lo hermoso de nuestra cultura peruana.

Por: Carolina Amable y Andrea Cáceres

Lima, 12 de abril de 2018

Comments

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *