#JuevesDeCriticas Club de Jóvenes Críticos

¿Te gusta el teatro? ¿Cómo? ¿Para qué?

A mí no me gusta… y si  escribo esto es por compromiso. ¿Cuántas veces hicimos algo solo por obligación sin darnos la oportunidad siquiera de conocer la magia y esencia que trae consigo una actividad artística?

Estuve viendo Imagina Shakespeare. Una propuesta sobre la identificación del público con los personajes de una obra de teatro. En el escenario, un personaje que representa a muchos niños y  adolescentes y representa un asunto serio de la vida en este siglo: la relación con la tecnología y la No comunicación Vivencial. Algo para pensar… y es que el teatro - a decir de Alberto Ísola, director de la obra - más allá de ser un escenario con una butacas, luces y sonido, es un espacio de comunicación, de entendimiento, de reflexión.

Shakespeare, el personaje central, además de dramaturgo es actor, relata a Pablito, el espectador sin interés, detalles de algunas de sus más grandes obras. En Enrique V, resalta el elemento más importante para disfrutar de las historias, (y también en el escenario de la vida), la Imaginación; en Romeo y Julieta, uno de los elementos principales es la Poesía, el arte de embellecer el mensaje, transmitir emociones, sentimientos, deseos, de una forma sublime y bella (…) Solo tú nombre es mi enemigo.  (…) No seré ni Romeo, ni Montesco si eso te molesta, desde ahora solo llámame “Amor”. Por supuesto el elemento más importante de esta representación fue el amor, y la lucha contra la adversidad, la renuncia de todo y hasta el propio sacrificio por alcanzarlo.

La propuesta de Noche de Reyes nos lleva a pensar ¿cuán complicado debió ser para la época el ser hombre e interpretar a una mujer que se hace pasar por hombre? En esta comedia, los papeles se invirtieron y el actor hizo de una dama, y la actriz, de una mujer que se hace pasar por hombre: lo sublime de la coquetería, el romance y sobretodo la risa.

En Hamlet experimentamos el misterio, la intriga, el suspenso. Shakespeare se transforma en el fantasma del padre de Hamlet para decirle que fue asesinado por su hermano. La venganza, la avaricia, el poder, los celos, llevan de la mano a los personajes que tras una serie de acontecimientos y de una épica batalla nos conducen a enfrentar el dilema: ¿ser o no ser?

A este punto, aunque sumergido con entusiasmo en todas y cada una de las historias, Pablito, el personaje de la audiencia, está cansado y no quiere convencerse a sí mismo que le está gustando algo que hace unas horas no llamaba ni un poco su atención: el teatro.

Imagina Shakespeare es una compilación de obras seleccionadas a partir de la reflexión sobre tópicos cotidianos, aquellos con los que nos encontramos día a día, en cada esquina de la calle. Y que nos ayuda a entender la razón de los valores como respeto, tolerancia, identidad, originalidad, imaginación, amor.

La dirección estuvo a cargo del maestro Alberto Ísola y el elenco lo integraron Alfonso Santistevan, en el papel de William Shakespeare, Martín Velásquez como Pablito, Jely Reátegui y Renato Rueda como los amantes Romeo y Julieta, La Dama y el mensajero, Hamlet y el tío, y la tripulación del barco que azotó la tempestad. Un elenco de primera que se divirtió y logró transmitir esa frescura, esa diversión, ese amor a veces olvidado pero que late sin cesar, eternamente, por el teatro.

Por Andrei Hidalgo

Lima, 16 de abril de 2018

Comments

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *