#JuevesDeCriticas Club de Jóvenes Críticos

De Paris a Lima

La música no permite ver la escena real que se esconde en cada nota, pero ésta desarrolla sensaciones. Así como en el cuadro de Monet, Impresión del sol naciente, que los colores adquieren tonalidades diferentes,  la música adquiere variaciones que generan en el oyente un sentimiento extraño. Se trata de una emoción singular que despierta el concierto  dedicado al impresionismo musical francés con el repertorio de grandes compositores del siglo XX: Maurice Ravel, Gabriel Fauré, Claude Debussy y Alfonso de Silva, ofrecido por la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil Bicentenario.

Dirigido por el maestro Pablo Sabat, el concierto Impresionismo Musical nos remite al periodo en el que todas las artes estaban dando un cambio en general, tanto en la forma como en el fondo. Este no pretende que lo entiendas,se trata de la ruptura de parámetros de la música clásica, hay formas de comunicarse y este lo hace con sonidos altos y bajos. Para entender un poco el proceso de composición debemos anotar que en el Perú el impresionismo, en el que destacan Alfonso de Silva y Roberto Carpio.  se desarrolló en el contexto de la Guerra del pacífico. Al igual que Francia, Perú fue devastado por la guerra y ello  generó un clima de enajenación a la patria y cierto descontento.

Así mismo, el impresionismo fue surgiendo en el contexto de la Guerra Franco Prusiana. Las piezas presentadas nos remiten a una época histórica de la que solo conocemos por los libros. En el concierto se desarrolla el clima caótico de una guerra en la que los instrumentos  se tocan como si fueran las armas de una batalla a desarrollarse, en el cual trombones y platillos confluyen  para darse la estocada final,y los golpes certeros lo recibe el espectador de una forma diferente.

De los cuatro autores que se presentaron resaltamos a Maurice Ravel, con dos composiciones, Rapsodia Española e Introducción y Allegro; pues es impresionante el sonido del arpa a manos de Christina Tamarelli  y como de una melodía dulce y lenta pasa a una melodía fuerte con una mezcla de sonidos que parecen trucos de magia; mientras que en Rapsodia, que consta de cuatro escenas, uno puede sentir la influencia española sobre todo porque estas piezas fueron inspiradas en su madre quien es de origen vasco.

El impresionismo en Lima puede ser rescatado por autores jóvenes que logren insertar  la influencia armónica de un país en la música clásica así como lo hizo Maurice Ravel.

Por: Carla Anamaría, Maricielo Pérez

Foto: cortesía Gran Teatro Nacional

Comments

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *