Uncategorized

Mg. Carlos Gonzales García

MediaLab UNMSM

Verón (1996) decía que los periodistas no producen noticias, sino sentidos. Echemos entonces un vistazo al problema del razonamiento en el periodismo digital de nuestros días.

Se sostiene, con frecuencia, que el periodismo en la web toma como “reglas” algunas “verdades de Perogrullo” (Viada, 2015) para contar una buena historia en el soporte digital:

La primera de ellas, reivindica el esfuerzo por escribir bien, es decir, de acuerdo al conocimiento de la lengua, tener competencia en el manejo de estructuras, gramática y ortografía. A esto se suma, por supuesto, el tener una idea clara de lo que se quiere contar. Ambos principios se relacionan con el más básico y, sin embargo, el más débil de los sentidos de la racionalidad: la capacidad de comunicarse lingüísticamente (Mosterín, 1999).

Este sentido débil que debe poseer todo periodista se complementa, sin trascender a otro nivel (como el de razonabilidad) o alcanzar otros procesos (evaluación y optimización), con los siguientes elementos que presentamos a continuación:

Cuadro 1. Aspectos complementarios a la capacidad lingüística del periodista

 

Tipo de sitio Sitios de información tradicionales, directorios o agregadores de noticias, sitios sobre el medio y de comentario, y sitios de participación y discusión (Deuze, 2003).
Finalidad Cibermedios con finalidad predominantemente informativa o noticiosa; con finalidad comunicativa o relacional, con finalidad de servicio y cibermedios con finalidad de infomediación o intermediación (Alonso y Martínez, 2003).
Público generacional Maturists, baby boomers, generación X, milénicos, centénicos…
Herramientas Mapas, videos, gráficos estadísticos, infografía (Viada, 2015).
Elaborado por Carlos Gonzales García

El tercer principio corresponde a la afirmación de que el periodismo, aunque sea digital, seguirá siendo periodismo, aunque para ser consecuente con el universo mediático en el que toca desenvolverse y ponerse así en relación con la sociedad del conocimiento, necesita de un conocimiento multidisciplinar y metodología específica para la producción de información. Entendido así, la noticia más que contar lo sucedido a través de información de contexto, de causa y consecuencia de hechos, buscaría plantear, a través de fuentes reales y virtuales, background especializado, documentación específica y técnicas especializadas, soluciones o alternativas de lo posible desde estas informaciones.

De esta forma, tomando en cuenta estas consideraciones, el conocimiento especializado que manejen los periodistas permitiría cumplir con el sentido todavía moderado de la racionalidad, aquel que Tuñón aspiraba a que alcanzara el periodismo de fines del siglo XX: comunicar hechos e ideas nuevos de la realidad social; profundizar en mecanismos naturales y sociales, es decir, la explicación de fenómenos que no eran objeto de comunicación (Quesada, 2012). Ello elevaría, en consecuencia, más la figura de un periodista especializado, que a la par de un colaborador experto, pudiera dar razones suficientes para decir o hacer lo que dice o hace (Mosterín, 1999).

Atendiendo este criterio, ¿la información que nos ofrecen los medios en la web es periodística desde el sentido de razonabilidad que hemos expuesto? Observemos, a partir de un reciente caso que perturbó a la sociedad peruana, como lo fue la crisis de justicia desatada en la primera quincena de julio del presente año (el escándalo en el Consejo Nacional de la Magistratura - CNM), lo que nos presentaron algunos medios en sus portales web.

Figura 1. Portal web de El Comercio del 18 de julio de 2018

 

Figura 2. Portal web de La República del 18 de julio de 2018

 

Figura 3. Portal web de Wayka del 18 de julio de 2018

 

Como podemos apreciar en las imágenes de los tres medios más populares en cuanto a visitas e interactividad de nuestro país, solo tenemos informaciones que se limitan a un tratamiento coyuntural o superficial del hecho noticioso. No se profundiza en el estudio y análisis el caso, aportando, por ejemplo, a su producción elementos propios del transmedia storytelling. Solo son multiplataformas que, desde lo episódico, podemos seguir en tiempo real en nuestros smartphones. Las entrevistas en vivo, a mano de periodistas especializados, como hace uso La República (ver Figura 2) constituyen una excepción a las limitaciones expuestas, pues profundizan la noticia a través de un diálogo abierto con sus invitados. Solo convendría evaluar qué tan productivos son estos contenidos para permitirle a su audiencia interpretar con mayor idoneidad la realidad a través de sus redes sociales, a fin de generar interactividad basada en los principios de la racionalidad antes expuestos. Por lo pronto, a juzgar por algunos estudios, las redes sociales como Twitter no permiten un verdadero debate en la esfera pública (Clua, Ferrán Ferrer & Terren, 2018).

El cuarto principio que refiere Viada (2015) afirma que “todo es provisorio”, aunque reconoce que es un concepto que tiene validez parcial, fundamentalmente, porque los medios digitales están en “constante construcción” debido a que con frecuencia cada vez más corta aparecen nuevas aplicaciones, herramientas y dispositivos que van afectando estructuras, diseños, escrituras y relación con usuarios.

Sin embargo, hablando de las exigencias que demanda sentido fuerte de la racionalidad, tendríamos que examinar las condiciones, las preferencias o creencias y objetivos con que piensan y trabajan los periodistas en los medios online, a fin de plantear problemas de racionalidad teórica y práctica (Mosterín, 1999) sobre el conocimiento y uso de nuevas tecnologías.

Haciendo un estado del arte de algunas investigaciones relevantes en España y América Latina, tenemos que entre las cosas que toman en cuenta los periodistas es la de poseer una cultura tecnológica y audiovisual suficiente, y la integración de equipos conformados por periodistas jóvenes y veteranos (García-Avilés, Prieto & Robles, 2018), esto con el fin de superar problemas que no resuelven sus propios modelos organizativos como la limitación y poca capacitación de recursos humanos. (Rogel, Pereira-Fariña & Quichimbo, 2015).

En cuanto a la percepción de la calidad, un trabajo de investigación en España demuestra que el medio donde se desarrolla el trabajo profesional constituye un elemento importante para los periodistas. Así, se concluye que los más críticos en cuanto a la presencia de temas propios, reportajes, investigaciones son los periodistas de medios tradicionales como la radio y las revistas impresas. Junto con ellos, los profesionales de diarios digitales muestran igualmente mayor descontento, pero evalúan, con optimismo, la elevada presencia de la investigación. Entre otros resultados, en cuanto a lo laboral, los salarios de los periodistas online, con menos de cinco años de ejercicio, son los más afectados (Mompart, Lozano & Sampio, 2015).

Un problema detectado en algunos trabajos es la orientación técnica que buscan muchos profesionales de la información, posiblemente menos fundamentada y crítica del periodismo como objeto y actor de proyección social a comparación de los conocimientos sobre historia, los procesos, teoría y modelos de las ciencias de la comunicación (Schena, Besalú & Casellas, 2018).

Si bien las tecnologías y herramientas son necesarias para obtener información del entorno y así construir sentidos de la realidad, no son suficientes, si es que queremos trascender nuestro mundo de percepciones. Desde una teoría realista del conocimiento, es necesaria una “atadura a la ciencia”, a fin de permitirse analizar un tema tomando en cuenta la “evidencia matemática” y “empírica correspondiente”. Se trata de un requisito de racionalidad formal, que se puede obtener, si es que uno no es capaz de hacerlo, de las ideas y descubrimientos de la comunidad científica (Mosterín, 1999), lo que llamamos las fuentes expertas. De esa forma, el periodismo digital ganará no solo en competencia, sino también en compatibilidad de creencias.

Referencias bibliográficas

Alonso, J. & Martínez, L. (2003). Medios interactivos: caracterización y contenidos. En: R. Salaverría & J. Díaz Noci (Org.) Manual de redacción ciberperiodística. Barcelona: Airel.

Clua, A., Terren, L., & Ferrán Ferrer, N. (2018). El impacto de los jóvenes en la esfera pública: La disolución del Consejo de la Juventud de España en la prensa y en Twitter. Comunicar, 55, 49-57. https://doi.org/10.3916/C55-2018-05

Deuze, M. (2003). The Web and its Journalism: considering the consequences of different types of newsmedia online. En: New Media & Society 5(2), 203­-230.

García-Avilés, J. A., Prieto, M. C., & Robles, F. (2018). Implantación de la innovación en los cibermedios españoles: Análisis de las percepciones de los periodistas. Revista Latina de Comunicación Social, (73), 369-384. http://dx.doi.org/10.4185/RLCS-2018-1260

Mompart, J. L. G., Lozano, J. F. G., & Sampio, D. P. (2015). La calidad periodística en españa según la percepción de los periodistas. Estudios sobre el Mensaje Periodístico, 21, 13-30. http://dx.doi.org/10.5209/rev_ESMP.2015.v21.50647

Mosterín, J. (1999). Epistemología y racionalidad. Lima: Fondo editorial UIGV.

Quesada, M. (2012). Curso de periodismo especializado. Madrid: Síntesis.

Rogel, D. R., Pereira-Fariña, X., & Quichimbo, J. Y. (2015). Rutinas de producción informativa en los ciberdiarios de referencia de Ecuador: El Universo, El Mercurio, El Diario y Crónica de la Tarde. Revista Latina de Comunicación Social, (70), 14-27. https://search.proquest.com/docview/1652468738?accountid=14747

Schena, J., Besalú, R., & Casellas, C. S. (2018). Valoraciones actualizadas de las competencias profesionales en la práctica laboral de los periodistas españoles. Revista Latina de Comunicación Social, (73), 531-555. http://dx.doi.org/10.4185/RLCS-2018-1268

Verón, E., & Lloveras, E. (1996). La semiosis social: fragmentos de una teoría de la discursividad. Barcelona: Gedisa.

Viada, M. (2015). Escribir para la web. No lo diga, cuéntelo. En: M. Echevarría & M. Viada (Coords.) Periodismo en la web. Lenguajes y herramientas de la narrativa digital. 13-15. Córdoba: Brujas.

Lima, 18 de setiembre de 2018

Comments

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *