#JuevesDeCriticas Club de Jóvenes Críticos Publicaciones

“El jardín del fauno”: galería

Entre elegancia y coquetería, los cuerpos cobran vida...

 El elenco del Ballet Nacional del Perú dirigido por Jimmy Gamonet, en su segunda temporada del 2018, presentó El Jardín del Fauno en el Gran Teatro Nacional. La puesta en escena incluyó las coreografías “Paquita”, “Reus”, “Purple Bend I”, “But i never saw another butterfly again” y “El Jardín del Fauno”. Estas cinco piezas musicales fueron las encargadas de revelar el lenguaje corporal, la gravedad y la velocidad de los cuerpos.

Primera llamada: “PAQUITA”

El telón se abre para iniciar la presentación con “Paquita”. Coquetería, sensualidad y encanto son los elementos esenciales que arman la atmósfera para el juego dinámico entre  las bailarinas y el bailarín.

Ellas siguen el compás musical. La protagonista se desliza entre  todos.
La bailarinas, testigos del juego continuo entre los protagonistas.
El círculo amoroso es cómplice, una vez más, de los coqueteos continuos del bailarín y la protagonista. ¡Esta vez, ella no puede escapar!
Algo observan las bailarinas, ¿Que podrá ser?

Segunda llamada: "REUS" 

Entre colores oscuros y sombras, inicia “Reus”, la segunda coreografía de la noche. Las habilidades de los bailarines se entremezclan para hacer un juicio. ¿Quienes representarán al acusado, al juez , al jurado?

Las sombras reflejan la rigidez del jurado; la luz deja en descubierto a un personaje. ¿Este será el juez o el acusado?
Este misterioso personaje a través de su mirada profunda y su postura rígida reclama algo. ¿Que podrá ser? ¿Libertad o justicia?
Con la mirada en alto, postura erguida y pasos firmes se apróxima una figura hacia quien suplica ¿Acaso es él acusado ?
Entre la espesa negrura y la tenue luz resaltan las figuras con manos alzadas. ¿A qué apuntan ellos?
El jurado ha dado ya su veredicto. Alza al acusado, ya rendido, ante la luz de la justicia.

Tercera llamada: “PURPLE BEND I”

Mientras un rojo intenso invade el escenario; las dos bailarinas están listas para empezar “Purple Bend I”. No existe una sola interpretación de esta presentación, pues los movimientos corporales dejan en libertad la imaginación.

Pese a que cada cuerpo realiza sus movimientos por separado ellas seguirán conectadas. ¿Por qué?...Porque la sensación musical siempre las unirá.
Una figura surge de las siluetas bien definidas y el fondo intenso del escenario. ¿Que podrá ser? ¿Acaso un rombo?
Ambas se conectan a través de la mirada. Aquí nadie duda ni susurra, pues sus cuerpos hablan de sí al compás de la música
No hay mejor aliada  que la luz para resaltar la figura que un bailarín trata de representar. Gracias a ellas, elegancia y fuerza exaltan la silueta.

Cuarta llamada: “BUT I NEVER SAW ANOTHER BUTTERFLY AGAIN”

Entre la tenue luz del escenario se visualizan figuras femeninas que dan inicio a But I never saw another butterfly again al compás de una suave y triste composición musical que acompaña cada movimiento de las bailarinas.

Todos los cuerpos se juntan para invocar a los cielos piedad para aquella madre que solo tiene una esperanza: ¡Encontrar a su pequeño!
¿Dónde estará lo que están buscando? ¿Seguirá con vida? Mientras la esperanza siga viva, para ella su hijo también lo está.
Las expresiones resaltan y conectan con el público. ¿Qué es lo que expresa aquella dama en medio del escenario?
Cada una es un apoyo de otra. Tienen la mirada hacia lo alto y los brazos tendidos. ¿Acaso oran para no perder la fe ante tanta penumbra?
Una mirada llena de tristeza transmite la dama en el medio del escenario, pero aún con los brazos levantados indica que su esperanza no se ha perdido

Quinta llamada: “EL JARDÍN DEL FAUNO”

El escenario dejó de ser iluminado por finas y delicadas luces para dar paso a la última llamada de la noche: “El Jardín del Fauno”. Entre paisajes que sumergen al espectador en un bosque mitológico, Pan, ser mitad humano y mitad animal,  rodeado de ninfas, una vez más, hace de las suyas.

Pan, el ser mitológico, encantado de la belleza que lo rodea intenta conquistar a la ninfa. Pero, ¿qué hará para ello? Él ya lo tiene bien claro: bailar con libertad
Pan disfruta estar rodeado de las ninfas. Él baila, salta y juega mientras las persigue
El escenario es de ellos, de Pan y la ninfa de tutú dorado, ambos no dudan en liberar un espíritu libre y alegre mientras juegan en el bosque.

 

El bosque favorece el espíritu indómito de Pan, que, entre salto y salto, engatusa a sus amigas, las ninfas

FICHA TÉCNICA: “El Jardín del Fauno”

 El maestro Jimmy Gamonet de los Heros dirigió el elenco del Ballet Nacional.

La asesoría artística estuvo a cargo de Olga Shimasaki
La producción artística fue de Paola Barrenechea y Rodrigo Flores

En el diseño de vestuario participaron:

-Paquita: Maria Gamonet

-Reus: Jimmy Gamonet

-Purple Bend I: Hayde Morales

-But I Never Saw Another Butterfly Again: Susan Santoro

-El Jardin del Fauno: Mencía Olivera

El diseño y realización de la iluminación  estuvo a cargo de Gary Galarcep y  la animación y operación de video, de Yitzhak Fowks

Fotografías:

Natali Conde (natali.conde@unmsm.edu.pe )

Yessenia Coronel (yessenia.coronel@unmsm.edu.pe)

Fecha: Lima 4 de octubre del 2018

 

Comments

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *