#JuevesDeCriticas Club de Jóvenes Críticos

Séptima sinfonía de Bruckner-Fotogalería

“Tres canciones de Brindasi” de Aurelio Tello; “Concierto para violín” de Aram Khachaturian y “Sinfonía N° 7” de Anton Bruckner, fueron estrenadas por la Orquesta Sinfónica Nacional del Perú, en el marco de sus 80 años de aniversario,  en la función “Séptima Sinfonía de Bruckner: programa XII”

El programa incluyó las piezas “Alegro con fermezza”, “Andante sostenuto”, “Allegro vivace”, en concierto para violín y para sinfonía n° 7  “Allegro Moderato”, “Adagio. Sehr Feierlich und sehr langsam”, “Scherzo. Sehr schnell”, “Finale. Bewegt, doch nicht schnell.

El Club de Jóvenes Críticos  muestra mediante imágenes la preparación y la pasión de los músicos en la puesta en escena.

 

Más de sesenta músicos en escena, de la OSN, se preparan para transportar al público con las melodías del violín, chelo, la flauta, arpa, trombón y otros.
El director canadiense, Julian Kuerti, expresa las melodías mediante el movimiento de sus manos.
El violonchelo es el instrumento de cuerda frotada, básico y fundamental de la orquesta, que realiza las partes graves dando así un sonido único y mágico en la orquesta.
La violinista solista española Leticia Moreno, comienza a tocar y con ello refleja la fuerza de las notas musicales
En el "Concierto para violín”de Aram Khachaturuan el subir y bajar de las notas musicales crean piezas agudas y conmovedoras
La orquesta practica incesantemente las notas musicales para lograr una correcta interpretación
Las notas musicales es un conjunto que presenta la OSN datan desde 1881 con sinfonía N°7 de Antón Bruckner, 1940 de Aram Khachaturuan y 2014 de Aurelio Tello.
La relación entre el director de música y el músico es indispensable pues permite congeniar ambas labores en la interpretación de la sinfónica.
Esta vez, las melodías del violín son las encargadas de armonizar y dar equilibrio a la composición de Bruckner. El violín es el pequeño instrumento musical que armoniza la composición.
Las melodías sincronizadas del violín se logran obtener tras la vinculación del músico con las pequeñas, pero significativas, partituras.
Los músicos detienen, por un breve momento, las cuerdas, trompetas y el violín, para escuchar atentos las indicaciones del director, quien utiliza la batuta para armonizar el lenguaje musical.
Todos los instrumentos dejan de sonar para dar paso a las melodías del pequeño violín, instrumento que a través sus tonos altos y bajos asume el centro musical de esta composición.
Los músicos leen con suma rapidez y sabiduría las partituras para poder transmitir y envolver con su arte al público.
Los violines son los instrumentos indispensables en una pieza musical, pues al subir y bajar las notas musicales logran obtener piezas agudas pero además conmovedoras.

Ficha técnica:

Séptima sinfonía de Bruckner, del compositor austriaco Anton Bruckner contó con el acompañamiento de dos piezas musicales: “tres canciones de Brindisi” del compositor Aurelio Tello y “concierto para violín” de Aram Khachaturian.

Contó con la dirección musical de Julian Kuerti, de Canadá

A cargo de los solos la violinista Leticia Moreno, de Perú-España, y la soprano Maria del Carmen Rondón, de Perú.

Fotografía: Elizabeth Condori y Yessenia Coronel

elizabeth.condori@unmsm.edu.pe

yessenia.coronel@unmsm.edu.pe

 

Comments

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *