Club de Jóvenes Críticos

MATEO CHIARELLA: “Existe teatro peruano en todos los estratos y de todas las maneras posibles”

Sisi y su primera ópera nos dejó inmersos en el mundo de la ópera. A través de divertidas dinámicas, las inseparables Sisi, Lala y su nuevo amigo Papageno nos llevaron a reconocer la técnica del canto, los diferentes tipos de voces y las historias de destacados personajes que se dedicaron a dicho arte.

Antes de la primera llamada, la mente creadora de esta obra decidió brindarnos unos minutos para resolver algunas inquietudes. En los camerinos del Gran Teatro Nacional (GTN), el director de teatro y dramaturgo peruano Mateo Chiarella Viale conversó con el Club de Jóvenes Críticos (CJC) sobre su más reciente pieza teatral, interpretada por los actores nacionales Patricia Barreto, Cary Rodriguez y Janncarlo Torrese, y con la participación especial del Coro Nacional y el Coro Nacional de Niños.

En esta oportunidad, Chiarella habla sobre las novedades del espectáculo, el trabajo en conjunto con los elencos nacionales además de su trayectoria como director, sus proyectos teatrales y su rigurosa labor artística.

La entrevista

¿Qué elementos nuevos ha incorporado en Sisi y su primera ópera que lo diferencia de Sisi y su primer concierto?

Desde el concepto de que estás en una ópera ya hay elementos que los diferencia. La idea de que hay cantantes, que está hecho principalmente para que se pueda ver el componente escénico, no solamente musical. Estamos hablando de que se utiliza vestuario y escenografía. Además, hemos perfeccionado a los personajes a raíz de la experiencia con el público en el primer concierto y se han mejorado las dinámicas.

En la obra se hace referencia a personajes europeos, ¿habrá alguna figura peruana?

Eso es algo que he pensado mucho para incluirlos y de hecho cuando salga de estas primeras dos funciones me gustaría hacerlo. Aquí  también hay cantantes que los niños pueden reconocer, sería un bonito tributo hablar de Juan Diego Florez o Luis Alva, de gente que ha sido importante en la ópera aquí y en el mundo. Voy  incluirlo de manera no tan grande porque toma mucho tiempo pero sí mencionarlos.

La familia

¿Su hija Miranda fue la inspiración para el personaje de Sisi?

Sí, mi experiencia con ella ha sacado todo el espíritu. Todas las partes cómicas son de mi hija.

¿Qué tan importante considera el papel de los padres de familia al acompañar a sus hijos  a ver la obra?

Para empezar, traerlos ya es importante. Eso demuestra el amor que tienen los padres porque sus hijos sean personas cultivadas y, que a larga, no solamente quieran venir a la ópera, sino ver que lo que el arte hace en ellos es algo importante y los vuelve mejores seres humanos. A mí me parece que lo que están haciendo los padres es muy bueno.

La ópera y sus retos

¿Cómo ha sido el reto de presentar una ópera?

Es difícil poner una ópera como es difícil poner cualquier tipo de proyecto teatral de gran formato. Un musical, por ejemplo, es toda una inversión. Buscar el espacio y el tiempo del grupo humano es complicado, no es algo que puedas hacer de forma rápida; sin embargo, lo importante, para nosotros, es que exista el interés porque se transforma y encuentra nichos. Quizás el niño no va a ver ópera pero entra a una academia de canto, quizás vaya al teatro o de repente  aparece la ópera cuando se presenta y quieren verla. Toda esa gama de posibilidades son parte del incentivo que estamos haciendo aquí. Al ver que Sisi y Lala cantan, se divierten y quieren ver ópera, ellos lo ven como una imitación de su espíritu, eso logra cosas en los niños. Además me encanta ver los comentarios que ponen en Facebook diciendo: “Mi hijo se ha quedado pensando en Sisi y en Lala”. Haber logrado eso es muy bonito.

Con respecto a los elencos nacionales, ¿ha habido alguna dificultad al trabajar con ellos?

El Coro Nacional (CN) y el Coro Nacional de Niños (CNN), en esta oportunidad, han estado bastante copados de tiempo, es un lujo tenerlos. Que hayan aceptado es un gesto muy bonito de parte de Javier Súnico, que es único y de Mónica Canales, su esposa. Hemos tenido un par de ensayos para poder darles algunas ideas, ellos han sido bastante profesionales y han visto cómo distribuirse. Ha sido bastante agradable.

Con los integrantes del CNN ha sido muy bonito. Estoy en una etapa de mi vida en que los niños me enternecen, me conmueven y que quieran estar aquí, que ellos mismos se emocionen por Sisi y Lala, me encanta. Trabajar con ellos es lindísimo.

Trabajar con niños

¿Le gustaría seguir trabajando con el público infantil?

Ya he trabajado antes con público infantil, no proyectos didácticos como este sino obras de teatro para niños y efectivamente es un proyecto muy poderoso. ¿Vieron la vez pasada la obra de Lorca, Duende? Esa obra del Programa de Formación de Públicos tenía algo didáctico también y es un camino bien interesante porque genera mucha expectativa en el público.

Al igual que Duende nos hace una invitación a la literatura, Sisi y su primera ópera nos sumerge en el mundo de la música, ¿cómo asume este reto para con los niños y adolescentes?

Es una responsabilidad porque los chicos llegan sabiendo que algo les va a pasar y  que habrá dinámicas con ellos, no llegan tan ilusos. En Formación de Públicos es clarísimo, saben que están ahí para ver algo espectacular y que hay algo más. Están abiertos al aprendizaje y ese espíritu tiene que ser llenado con un material sólido, se debe cuidar el grado hasta dónde pueden llegar los actores en esa dinámica con el público y cuándo no sobrepasar ese límite.

Nos pasó en Duende la primera vez, por ejemplo. Ya había escrito un libreto anterior, Imagina Shakespeare, y después vine con Duende a dirigirla. Los actores, que eran otros,  no sabían bien cómo era la dinámica de hablar con el público, entonces empezaron abiertamente a contar experiencias de ensayos que son íntimas. Cosas como, por ejemplo, “faltaban dos semanas y un actor no podía aprenderse la letra”. Eso no lo puedes decir porque hay profesores que están tratando que los alumnos entiendan que  deben aprender las cosas. Dónde colocas (la obra) es una responsabilidad. Estoy aprendiendo a que eso sea así y cuidando mucho dónde mis actores cruzan la raya para regresar. He hecho un guion para que todo sea medido y elaborado.

El teatro

Bajo esa premisa, ¿se han presentado situaciones similares con Patricia Barreto en los ensayos?

Patricia Barreto es muy creativa y está relacionada a la impro, ha hecho Fabulatas y cosas ligadas a ser libre con el texto. Cuando llegó acá se encontró conmigo que le ponía esos límites, pero lo hice con tal delicadeza que no sea un camino para cortarle la creatividad. La idea es que ella proponga y yo la regulo sin ningún ánimo de decirle nada. Ha habido una razón muy bonita ahí porque ella ha tenido la humildad y la entereza de entender que no quiero que se vayan de los textos, que sean muy cuidadosos y ello no ha cortado para nada su creatividad. Cuando ha puesto algo creativo que no aparecía en el texto y que consideraba que estaba dentro, yo lo dejaba.

Para usted, ¿existe el teatro peruano?

Sí. Existe teatro peruano, dramaturgia peruana, grupos de teatro peruano. Existe mucha gente que se dedica cada vez más al teatro como actores o productores, existe un teatro peruano muy bueno. Lo que hacen mis compañeros me parece muy bueno. Que haya diferencias de estilos, de formas de ver el teatro, eso es como saber que hay diferencias entre la gente de la sierra, la costa y la selva, más sobre un país multiétnico como el nuestro, con esas diferencias sociales tan grandes y con una falta de reconocimiento  al trabajo de muchas personas, eso es una problemática; pero de que hay teatro peruano en todos los estratos y de todas las maneras posibles, hasta en la punta del cerro, hay teatro peruano.

Su trayectoria

Cumple 19 años como director, un balance entre lo bueno y lo malo de su trayectoria...

Lo lindo de tener 40 años y casi la mitad de mi vida haberla dedicado al teatro es que ya puedo decir que tengo el entendimiento para saber cómo manejar el oficio. Haber tenido la experiencia va acentuando el profesionalismo. Cuando ustedes tengan mi edad, espero que en lo que hayan decidido hacer sientan eso. Es la edad perfecta porque todavía tienen muchas fuerzas para hacer las cosas y ya se posee el conocimiento y la experiencia. Creo que estoy en mi mejor momento de carrera, una profesión muy linda y difícil también como para todos los que hacemos teatro.

¿Cuál considera su obra más importante?

Varias, esta es una de ellas. He hecho musicales, obras que para mí han significado mucho tanto económicamente como artísticamente, muchas obras con las que yo me he emocionado particularmente, que son de mis primeros años como director, he tenido muchas. Mencionar una o decir este y esta es difícil. Estos momentos que estoy viviendo hace que esté teniendo buenos resultados.

El futuro

¿Cuáles son sus proyectos a futuro?

Estamos por montar una obra para mayores de 18 años llamada La habitación azul y aquí en el GTN, Sisi y su primer ballet, la última parte.

Entrevista realizada por el Club de Jóvenes Críticos

Edición: Silvia Andrea Cáceres Huamaní

silvia.caceres1@unmsm.edu.pe

Fotografía: Elizabeth Condori

elizabeth.condori@unmsm.edu.pe

@MediaLabUNMSM

Lima, 29 de abril de 2019


El Club de Jóvenes Críticos es un programa del enfoque de Educación del Área de Públicos que se trabaja en colaboración con @MediaLabUNMSM de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Trece estudiantes de pregrado de la Escuela de Comunicación Social, participan del programa que les permite entrenarse en la crítica de artes escénicas, a partir de la investigación, observación de los procesos creativos y entrevistas con los artistas y/o elencos que se presentan en el Gran Teatro Nacional.  

Comments

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: