#JuevesDeCriticas Club de Jóvenes Críticos

Santiago

Pensar en una obra teatral de hora y media con solo tres actores, quienes interactúan entre sí, durante toda la puesta en escena es una empresa osada que  desafía la lógica del aburrimiento. Más aun, cuando varios fragmentos de los diálogos son en una lengua (quechua) que probablemente la mayoría de los espectadores no domina.

Peter Elmore y la agrupación cultural, Yuyachkani, palabra quechua que significa “estoy pensando”, “estoy recordando”, son los creadores de la obra Santiago, dirigida por Miguel Rubio Zapata. El espectáculo provoca reflexión y sugiere preguntas inevitables: ¿Qué es el teatro? ¿Cuáles son sus límites?¿Quiere representar la realidad?¿Desea evocar la fantasía? El teatro, mediante Yuyachkani, es expresión: performance físico actoral; es emoción: clímax en las contiendas;  es sensibilidad: en diálogos memorables; es simpleza: pocos recursos empleados en escena; y a la vez es grandeza: excelente conjugación de estímulos multisensoriales.

Tres actores  con una destreza incuestionable elevaron la calidad del espectáculo: Bernardina,  la Madre (Ana Correa), Don Armando, el Mayordomo de la Fiesta (Augusto Casafranca) y Rufino, el Guardián del Templo (Amiel Cayo) buscan ponerle fin a la maldición que ha dejado la guerra a un pueblo en los Andes. Ni siquiera el término de la guerra ha traído paz, solo desolación, olvido y caoz. Esperanzados en la religión, depositan su fe en hallar la llave de la  la efigie del apóstol Santiago, quien simboliza a un guerrero colonizador de fe, para que su procesión reparta bendiciones al pueblo.

La angustia y frustración por la desaparición de todos en un pueblo casi fantasmal es sostenida gracias a la evocación de la naturaleza mediante sonidos y luces impactantes de la naturaleza. La contemplativa iluminación natural  con enormes velas, el imponente y gigantesco caballo, y el místico olor a sahumerio, adentran al espectador al ambiente y lo premia con diversos estímulos multisensoriales que enriquecen al teatro.

Mística, fe, fantasía, tragedia y aventura  no se presentan como sucesos alejados de la realidad, por el contrario, el tema que trata es altamente real y contemporáneo. El depósito del destino en un ser superior, la identificación del indefenso con el más fuerte ignorando al de su condición y la reflexión del orígen de los santos que la tradición honra.

Una obra enriquecedora, que muta, trasciende en el tiempo y sin duda perdurará como lo ha hecho desde hace casi dos décadas que tiene desde su creación a inicios del nuevo milenio.    

Por: Aldair Guerra

aldair.guerra@unmsm.edu.pe

Twitter: @MediaLabUNMSM

FB: MediaLabUNMSM

Lima, 11 de abril de 2019
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                

Comments

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: